Aunque para muchos durante enero y febrero, nuestra capital vive su mejor momento, marzo es históricamente el mes en que se reactiva la vida ciudadana. Para redescubrir sus rincones, barrios y enormes posibilidades le pedimos a ocho destacados profesionales que nos contaran cuál es su lugar favorito en Santiago y por qué.

PABLO ALLARD, arquitecto urbanista, Decano Facultad de Arquitectura y Arte Universidad del Desarrollo.

CERRO MANQUEHUE
“Este es el lugar que más visito a voluntad en Santiago. Vivo a sus pies y casi todas las semanas lo recorro con mis hijos o amigos en bicicleta. Son muy pocas las capitales globales que cuentan con un entorno natural como el nuestro. Me refiero a los cerros urbanos y cerros-isla. El Parque Metropolitano ofrece la oportunidad de internarnos en la naturaleza a sólo cuatro cuadras de Plaza Italia y cada sector de Santiago, independiente de su nivel socioeconómico, cuenta con su propio cerro a pocas cuadras”.

 

CRISTOBAL TIRADO, arquitecto.

SENDEROS DEL PARQUE METROPOLITANO
“Llevamos un buen tiempo recorriendo este lugar para un proyecto sobre la ladera sur, la parte que se abalcona sobre el Río Mapocho y el Parque Bicentenario. Para mí este parque representa una tremenda oportunidad para Santiago, un lujo que pocas ciudades tienen y que debemos saber aprovechar. Lejos lo que más me gusta del lugar es la posibilidad de perderse en el bosque en rutas y senderos informales”.

 

XIMENA RODRIGUEZ, escultora y bailarina.

ESCULTURA
VICENTE HUIDOBRO
“El año 92 Adolfo Ballas, alcalde de Vitacura, mandó a hacer cuatro esculturas en el parque de Vespucio y a mí me tocó Vicente Huidobro. No había ninguna foto del poeta, sólo existía un retrato que le hizo Picasso, así que me leí entera su obra y sentí que tenía cabeza afilada, de cuchillo. Hice la escultura contra el tiempo, en cinco días armé un positivo de cuatro toneladas de greda y la mandé a fundir a un taller donde no dejaban entrar mujeres. Yo me preguntaba ¿seré capaz? Fue horrible y hermoso. Los desafíos son cartas de amor que Dios te manda, y así me lo tomé: el día de la inauguración la escultura estuvo montada y lista”.

 

RICHARD SHARMAN, ingeniero; en Instagram, @santiaguista.

LA VEGA
“Más que un mercado, La Vega es una explosión de espontaneidad: un festival sensorial en el que olores, colores y sabores compiten entre sí para robarse los aplausos de los caseros”.

 

NICOLAS RODRIGUEZ Y NICOLAS MARDINI, ingeniero comercial y sociólogo; directores de Galería MUTT.

BARRIO YUNGAY
“Como galería queremos darle nueva vida a espacios que están olvidados o que pasarán a mejor vida. Aunque muchas partes de Yungay se encuentran abandonadas, el barrio se está transformando en una oportunidad para iniciativas muy sólidas de rescate patrimonial. Nosotros elegimos esta antigua fábrica para activar un nuevo polo de producción artística el 2016”.

 

ELISA IBAÑEZ, diseñadora y directora de Antenna.

BARRIO BELLAS ARTES
“Me gusta su escala, aunque es pleno centro mantiene una vida de barrio. Es muy potente lo que ocurre en pocas cuadras: el GAM por un lado, y el Bellas Artes y el MAC por el otro. Entremedio está el MAVI, Metales Pesados y Ekho Gallery, rodeados de restoranes y hoteles, todos muy cerca del parque. Me gusta saber que estoy a cuadras de la Plaza de Armas y de esa ciudad tan viva que a veces olvido. El arte y la cultura deben ser parte de nuestra vida diaria, de nuestras conversaciones, de nuestros paseos”.

 

JOSEFINA MONTENEGRO, abogado.

MIRADOR CERRO SAN CRISTOBAL
“Este lugar tiene la altura y distancia que permite apreciar Santiago en perspectiva. Para mí, representa amplitud de mirada, de pensamiento, sin límites. Lo que más me gusta son los contrastes que tiene: es cercano y lejano, verde y gris, imponente y simple, ruidoso y silencioso”.

 

RODRIGO PEON-VEIGA y MARIA TERESA PETRIC, empresario y presidenta Fundación Patrimonio Creativo.

CENTRO NAVE
“Queríamos levantar Nave en un lugar fuera del núcleo físico donde ocurría la mayor parte de la actividad cultural santiaguina. Un barrio histórico que hubiera conocido el auge de la actividad comercial, intelectual y cultural, y luego el deterioro y el olvido. Queríamos ayudarlo a renacer y recuperar una construcción emblemática mezclando lo antiguo con lo moderno. Así llegamos a este edificio vivido, incendiado y terremoteado,
desde donde emerge Nave”.