Tendencias de otoño

Me cuesta hablar de tendencias en moda porque, lamento desilusionarlas, yo no sigo las tendencias. La imagen, esa que uno tiene acerca de sí mismo y la que proyecta hacia los demás, es tan importante que me parece ridículo o al menos contraproducente guiarse por lo que dicta la industria. Además ni siquiera depende 100% de lo que te pongas… todos lo sabemos, depende mucho también de la actitud.

Pero hay una cosa en la que yo sí creo, y es en el estilo y de eso sí que les puedo hablar. ¿Qué se necesita para armarse un estilo propio? Creo que dos elementos básicos: uno, conocerse uno mismo, saber cómo soy, qué me acomoda, qué cosas definitivamente no usaría nunca, qué me gusta y cuáles son los básicos con los que tengo que contar. Y en segundo lugar, saber comprar. Cuántas veces nos hemos equivocado, le copiamos a la amiga, hemos caído en la tentación de una liquidación y… ahí quedó la ropa, una postura y sería todo.

Ahora, es verdad que hay gente que es más estética que otra, y todas dudamos más o menos seguido en este tema. Por eso, a las que les cuesta más les recomendaría:

  • Partir comprando los básicos. Es como irse a la segura. Un buen jeans, una polera de buen algodón, un buen pantalón negro y eso complementarlo con accesorios… son lo que marca la diferencia.
  • Si no están seguras de cómo combinar colores, opten por un solo color; por ejemplo, negro con negro, blanco con blanco. De nuevo, lo que marca la diferencia son los accesorios –como una cartera con flecos– o una linda chaqueta o abrigo de color. Es elegante y sentador.
  • Combinar estilos es una buena forma de marcar la diferencia. Por ejemplo, armar un look con un pantalón súper elegante y una polera más sport, o al revés, un pantalón bien relajado con una blusa blanca de seda.