La promesa de la Bienal de Venecia 2016

Después de 14 ediciones de la Bienal de Arquitectura de Venecia, siendo la última dirigida por Rem Koolhaas, la organización oficial del evento anunció que sería un chileno quien curará la 15° edición. Como ya sabemos, Alejandro Aravena será el arquitecto encargado.

En un artículo publicado recientemente por ARCHITECT magazine, el columnista Aaron Betsky profundizó en el potencial del chileno y destacó la dura tarea que tiene por delante, de reinventar la Bienal, reconociendo su influencia en la forma en que se exhibe la arquitectura en todo el mundo.

Después de las críticas que hubo tras «Elements of Architecture», la 14° edición de la Bienal de Arquitectura, dirigida por Rem Koolhaas, Betsky califica como una «buna noticia» la participación de Aravena, quien promete una Bienal que argumenta a favor de una arquitectura que busca mejorar la calidad de vida para todos:

«Hay varias batallas que deben ser ganadas y varias fronteras que necesitan ser ampliadas con el fin de mejorar la calidad del entorno construido y en consecuencia la calidad de vida de las personas. Esto es lo que nos gustaría que la gente venga a ver en la 15° Bienal de Venecia: historias de éxito que valen la pena ser contadas y valiosos casos ejemplares que deben ser compartidos, donde la arquitectura hizo, es y serpa la diferencia en esas batallas y fronteras».

El artículo hace hincapié en la importancia de la elección del director de la Bienal, debido a que él es el responsable de tomar el pulso de cómo se debería y podría plantearse la arquitectura a través del mundo.

Recuerdan, además, que en ocasiones anteriores la Bienal ha estado marcada por posiciones conservadores como David Chipperfield o Deyan Sudjic, y posturas más radicales, que se cuestionan los mismos límites de sus medios de comunicación, como en la actual Bienal de Arte, por el curador nigeriano Okwui Enwezor.

Aaron Betsky reconoce en su columna que Aravena ofrece una alternativa a esta dicotomía. En su trabajo existe una forma de crítica construida y constructiva. Él mismo no se ha preocupado tanto en tomar una posición teórica o en desarrollar un estilo, como en dedicarse a tallar una práctica en la que se encuentra la manera de ayudar a las personas con pocos medios para tener acceso a un mejor espacio construido.

Revise el texto original en Plataforma Arquitectura y la columna completa en ARCHITECT magazine.