Descanso

Portada 249 Revista ED

Descanso

Casas para irse de vacaciones.

San Pedro de Atacama, Cachagua, San Clemente, Biarritz.

Suscribirse a Revista ED
Warning: Undefined variable $offset in /var/www/html/wp-content/themes/ed2021/functions.php on line 563
Encantadora - Decoración Revista ED

Encantadora

De piedras del río Maule, maderas de demolición y antiguas tejas, esta casa es tan encantadora...

Luz y sombra - decoración Revista ED

Luz y sombra

Esta casa en Cachagua siempre está abierta. Un patio central funciona como hall de entrada, desde...

Editorial

“It’s not about the money, it’s about the lifestyle”, ponía el otro día una cuenta de Instagram sobre un paisaje de mar y piscina idílico. Y es verdad, no siempre se trata de gastar, porque a pesar de que las vacaciones no son precisamente gratis, lo que más les da sentido es lo que no tiene precio, como descansar, pasarlo bien, relajarse, no hacer nada, olvidarse del tiempo, de los compromisos y muchas otras latas cotidianas.

Ojalá una casa de verano no sea igual a la en que vive durante todo el año… No sólo porque lo obvio es que ésta tenga que ver con el contexto y paisaje en que se encuentre, y porque lo rico de salir es lograr cambiar el switch automáticamente, sino también porque debe estar absolutamente pensada para un estilo de vida que no tiene que cumplir con tantas normas o estructuras, que puede salirse de protocolo y que ojalá esté enfocado en el descanso. Para empezar tiene que ser funcional y práctica, y esto va mucho más allá de que la cocina esté o no incorporada. Por ejemplo, ojalá los dormitorios estén alejados de la parte social, para que el que quiera dormir pueda hacerlo mientras otros decidieron quedarse conversando hasta tarde con los amigos. No hay nada peor que molestar y sentirse una molestia. Muchas veces en los terrenos en pendiente se ocupa la planta baja para las piezas. O se hace una casa dividida en cubos, incluso para que los invitados queden independientes de todo el resto.

También hay que pensar en pisos y materiales fáciles de limpiar y mantener, porque la idea es que la cabeza también se olvide de las preocupaciones domésticas; en géneros lavables y espacios sueltos que permitan adaptarse a distintas situaciones y números de personas. La terraza debiera tener los enchufes en los lugares adecuados para improvisar un ambiente, parlantes para oír música adentro y afuera de la casa, alguna chimenea o brasero para las noches más frescas, y cosas prácticas para armar desde un bar hasta un almuerzo, todo fácil, simple, a la mano.

A veces lo importante es tener un gran living, con cómodos sofás que sirvan para la siesta; y otras, ricas piezas para quedarse metido en la cama hasta bien tarde con una buena vista… Todo es cuestión de gustos. Pero hay que hacer lo posible por desestructurarse, por pensar en lugares que de verdad lo hagan feliz y que le produzcan la mayor cuota de placer posible, no es necesario tener ni la mitad de lo que uno cree imprescindible y se pueden hacer cosas que jamás haría en la ciudad, como poner una cama en un corredor o en el jardín bajo un árbol.

El espíritu durante las vacaciones es distinto… Hasta las compras del supermercado se hacen sin lista, a otro ritmo, paseando por los pasillos y pensando en comer otras cosas, en darse gustos; lo mismo debiera pasar con todo lo que tenga que ver con la decoración y el diseño interior de los espacios.

En esta edición le mostramos cuatro casas completamente diferentes y en lugares tan opuestos como San Pedro de Atacama, Cachagua, San Clemente cerca de Talca y Biarritz, Francia, donde lo que más se puede percibir es esta sensación de descanso y plenitud.

También partimos el año con nuestro clásico Cheap & Chic, el mejor ejemplo de que lo lindo no necesariamente es lo caro. “It´s not about the money…”.

Páselo bien en estos meses de verano que recién comienzan, tómese el tiempo de pensar en lo que realmente le gusta y simplemente disfrute.

Magdalena Bock, Directora
magdalenabock@ed.cl